Vivimos en un mundo cada día más acelerado. Competimos contra el tiempo para realizar todas nuestras obligaciones: la casa, el trabajo, los niños,… Terminamos agotados.

“Slow Beauty” es un estilo de vida que defiende la importancia de tener tiempo para uno mismo, la armonía con el paso del tiempo, el uso de cosméticos naturales y los hábitos de vida saludables.

¡Mimarte debería ser una prioridad en tu rutina diaria!

El secreto de esta tendencia es el cuidado de nuestro bienestar. ¿Crees que tiene el mismo efecto una mascarilla de 5 minutos frente al espejo que un ritual de una hora en un ambiente relajado, con música y velas aromáticas.

Shel Pink, fundadora del movimiento “Slow Beauty”, define esta filosofía como la historia de amor más grande del mundo, el amor a uno mismo. Que, a su vez, es el camino para amar y cuidar mejor a las personas que nos rodean.

“Slow Beauty” es quererte a ti mismo y disfrutar de las pequeñas cosas. Prepararte una comida saludable y saborearla, hacerte un autoregalo como un masaje o un tratamiento de belleza con productos naturales, hacer deporte, disfrutar de una jornada de spa… El objetivo es cuidarte “a fuego lento” por dentro y por fuera.

 

 

¿Te apetece probarlo? Cuéntanos tu experiencia en nuestro Facebook.